Aun no te has ido

Hacía meses que en su cama sentía frío. Daba igual la época del año y las mantas que pusiera, ella seguía sintiendo frío. Como cada mañana, talla una rosa roja y se encamina hacia ese lugar que más tristeza ha visto pasar. Y como todos los días coloca su rosa en aquel trozo de piedra fría e inerte en la que viene inscrito el nombre de su marido.

El prometió aquél día nunca separarse de ella y por eso iba cada noche y contemplaba como la mujer que le había llenado sus días de alegría se cepillaba los dientes, desvestía y se metía en la cama. La escuchaba sollozar durante unos minutos hasta que quedaba dormida, momento que él aprovechaba y enlazaba su cuerpo al de ella para abrazarla. A veces la veía tan dormida que se acercaba y le susurraba al oído el mayor “te amo” de todos y a lo que ella inconscientemente respondía con un “yo también cariño”.

Rose On Wood BW

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s